dimarts, 31 de gener de 2012

Romance de los gitanos


A ritmo de cobre y luna
han llegado los gitanos,
chirrían buenaventuras
las ruedas del carromato.
Una recua de jumentos
grises, viejos, tristes, pardos
y atados a los estribos,
dos muy flacos perros galgos.

Sentado viene el patriarca
luciendo un bigote cano,
anillo y pulsera de oro
y vara larga en la mano.

Dentro y fuera churumbeles
que van de la risa al llanto.

Delgaditos de cintura
los tres varones gitanos
morenos de raza y luna,
sonrisa blanca en los labios,
ojos de azabache negros
y el pelo acaracolado,
los bártulos en el suelo
el campamento han montado.
Han encendido una hoguera
y un pandero acompasado
ha comenzado a sonar
de palmas acompañado

Morenas de plata y noche,
los dedos ensortijados,
ojos de embrujo y misterio,
pecho y muslos de fandango,
abuelas, madres y hermanas,
zapatos de tacón alto,
vestidos de faralaes,
contorsionados los brazos,
cante muy hondo de penas
de alegrías y desgarros,
han comenzado a bailar
dibujando con las manos
los duendes de cada baile,
ensalmo y ritual sagrado,
desparramando en la noche
olor de jazmín y nardos.

A ritmo de cobre y luna
han llegado los gitanos.
Mañana, a la luz del día,
de los mimbres artesanos,
ellos harán unos cestos
para mil usos diarios,
que ellas con gracia y salero
ofrecerán a los “payos”.

Cuando de nuevo la luna
cuelgue su pandero blanco,
alrededor de la hoguera
embrujo y ritual gitano.


Félix

2 comentaris:

  1. Buen poema y buena foto.
    El otro día me adherí y veo que no estaba. Tampoco pude entrar en el blog. Hoy lo he vuelto a hacer a través de otro. Espero que sí funcione. A veces pasa.

    ResponElimina
  2. Eres un poco gitano,...ja,ja,
    Sabes captar la esencia de su caracter.
    Bonito.

    ResponElimina