dimecres, 29 de febrer de 2012

Ocho haikus a punto de nieve


Tras los cristales,
bajan mansos los copos,
se esponja el alma.

Qué de nostalgias
entre el niño y el mozo.
!Copos amados!

El manto blanco
amortaja las plantas,
invita al luto.

Cae la nieve
sin sospechar siquiera
que licuará.

Nubes preñadas,
pariendo generosas,
blancas promesas.

Milagro albo
que despierta semillas
bellas durmientes.

Nieve en la sierra.
Descenderá hasta el valle
riendo flores.

Duda la flor
si convertirse en fruto.
Sigue el  invierno.

Félix


dissabte, 18 de febrer de 2012

Sabiduría 5



Yo sé que al fin seré huésped de un día
que al alejarse nadie le recuerda,
que no dejaré huella
de mi paso por esta hospedería.

La estela de mi barco sobre el mar
se tornará a cerrar
y nadie sabrá nunca
que sobre aquella superficie hoy tersa
aró mi quilla un leve surco en busca
del puerto donde atraca la certeza.

El aire arrebatado
tras el paso del ave voladora,
se amansará y se quedará cerrado,
sin sospechar ahora,
porque todo está en calma,
que a través de ese viento pasó mi alma.

Como nube de polvo levantada
que pronto se serena
pasamos por aquí.
Y cuando llega el fin
y la breve aventura está acabada
razón de ser es mi consciencia plena,
y es toda mi dicha y mi contento
saber que fui eterno en un momento.


Félix

dimarts, 14 de febrer de 2012

FUGACIDAD


  

De ayer a hoy se ha muerto el atentado.
La rotativa arroja un esqueleto.
El crucigrama queda. Y la culpa
no es del quiosquero.

En el mínimo andar de las saetas,
el terremoto quieto.
Entre la tinta de las letras negras
se van ahogando muertos.

El horóscopo va por la semana
reinventando sueños
y el ¡Dios mío! de las inundaciones
se puso ya el chaleco.

Ha caído un avión de madrugada.
De la verdura que riega la corriente,
capullo en la noticia,
se ha marchitado la flor del accidente.

Elecciones de ayer
amarillas, colgadas en el clavo.
Imposible sudoku queda hoy
entre arrecifes náufrago.

Que esta yegua desmonte la estulticia,
A este tio-vivo que alguien ponga freno.
“Tempos fugit” inquieto entre la nada.
Muerto de nada, entre los dedos, quedo.


Félix

dijous, 9 de febrer de 2012

Otro pan regalado



El plátano está fuera con la copa dormida,
no se mueve una hoja del ficus tras la tapia.

Tengo el balcón abierto.
Las once. La mañana
descansa entre un parénteis.
Por un momento el pájaro
se ha dormido también
en el aire templado.

Por sobre los tejados, mar rojizo,
entre dos nubes grises, prerezosas,
el mástil de la torre va sin vela.
Dos campanas silentes. En lo alto
y en cruz, la cruz que va arañando un cielo
impertérrito, quieto, ya iniciado.
-¡Cómo el clarión chiría en la pizarra,
acústico recuerdo del pupitre!-

Una tórtola osada se para en la baranda,
inquieta me escudriña con su único ojo
mirándome sin ver.

Al tibio sol de otoño.
blancos brazos desnudos,
esa mujer de luto
tiende su camisón
rosa de duermevela
en la terraza mínima.

Las once y diez aún. Lento se va amasando
este pan regalado, redondo como un día.


Félix