dijous, 18 de juny de 2015

Dos liras



Si una estrofa de cinco
soy capaz de rimar en consonante,
buscaré con ahínco
música concertante
y pulsaré una lira en un instante.

Primero con tercero
segundo, cuarto y quinto voy rimando.
Lograré como espero,
ya que en el cuarto ando,
conseguir que otra lira esté sonando.


Félix


dimarts, 9 de juny de 2015

Manías varias

Acostumbro a dormir en equilibrio
tendido sobre el ala de un sombrero
soñando que soy hijo del Quijote
y construyo castillos en el viento.

Acostumbro a pisar charcos lunares
espantando a las ranas del nenúfar
y a comer las ciruelas agridulces
y espumar de los besos las burbujas.

Acostumbro en los sueños a morirme
 inseguro de ver el tercer día.
“¡Levántate!”, me dice mi maestra,
como el Maestro a Lázaro decía.

Acostumbro a mirarte a ojazo limpio
y ver cómo se ensanchan tus pupilas,
tiro entonces rodando la palabra
que limpia y cauteriza las heridas.

Acostumbro  vivir bajo las parras
al olor del tomillo y el romero,
espero que algún día al fin entienda
la almendra y el busilis del misterio.

Mientras tanto acostumbro a reinar poco
y a bailar en el vals que baila el mundo,
acostumbro a nombrar al pan y al vino
y a dárosla con queso no acostumbro.

Félix
…………..        imagen:  rasho_resplandece.blogia.com

dimecres, 3 de juny de 2015

Instantánea de instante



Instantánea de instante,
colgada en imperdible,
que bambolea el viento y la memoria.

Tú y yo en el blanco y negro retratados,
entre los amarillos guardaespaldas
del tiempo, tiempo, tiempo.

Nítido el instante que fue nítido
en la reverberación de la piel nuestra,
de agua y de sal, de tiempo, sol y espacio.

Solos de plenitud, pausa redonda.
En la almendra del mundo, tú y yo solos,
transubstanciando todas las ofrendas.

Hieráticos los dos en lo sagrado,
desnudos del rumor de las ausencias,
plenos en el instante eternizado.

Solos sobre la arena.
Nuestros cuerpos enteros y nosotros
para nosotros solos.

Rebosan los manjares de las fuentes.
En las copas finísimas,
burbujean los vinos generosos.
La arritmia por los pulsos del deseo
acelera los tiempos.
¿Por dónde empezaremos los placeres?

Es la primera vez, sobre la arena
cristaliza el entorno su silencio
y hasta el último pájaro en su cenit
paraliza las alas.

Vuelve a crearse el mundo
y en los amaneceres luminosos
se entierran las semillas
de todas las especies.

Quedó impreso el instante en la instantánea
que bambolea el aire.

Félix

…………