diumenge, 16 de desembre de 2012

La vida, esa instatánea


Barajacon descartes,
El mago hace un pase
rasgando el aire.

Una tras otra
han caído las cartas
en el montón.
Sólo un segundo,
fugaz acordeón.

El ahora no es nunca.
Los naipes de los días van cayendo.
Sobre Su mano viva,
mi mazo muerto.

Y es ese instante
una imagen impura
de reyes y ases;
caballos, oros y putillas
copas, bastos y sables.

Félix

dimecres, 12 de desembre de 2012

Que tu madre te llame enseguida




No sé si duermes todavía,
enredando

en los ojos minutos de amor y fijando

la pereza

la flor de tu cuerpo
con el alfiler del regusto.

Si no estoy
ni en el pelo, ni en los ojos,
ni en los dedos, ni en los labios…
que tu madre te llame enseguida,

o que un rayo de luz te despierte,
o el trino de un pájaro.


Félix

diumenge, 9 de desembre de 2012

Otra pídola




A la una,
cayucos bajo la luna.
A las dos,
Luter King quedó sin voz.
A las tres,
cien guerras puestas en pie.
A las cuatro,
el clítoris cercenado.
A las cinco,
un tifón en el Pacífico.
A las seis,
otra torre de Babel.
A las siete,
degradado el medio ambiente.
A las ocho,
la justicia con mal de ojo.
A las nueve,
no hay sangre que no gotee.
A las diez,
Hitler, Franco, Pinochet.
A las once,
estalla otra bomba coche.
A las doce,
miles de niños no comen… 


Félix

diumenge, 2 de desembre de 2012

Allegretto



Bajo el ciruelo verde,
la fuente clara.
Catarata
de pelo negro,
sobre mi cara.

Bebes y bebo

del agua mansa,

del agua brava.
del agua mansa.
Catarata
de pelo negro,
sobre tu cara.

Y entre los labios,
bajo el ciruelo,
se queda el agua.

Y entre los dedos,
se enreda el pelo,
se funde el alma.


Félix
………

dijous, 29 de novembre de 2012

Versos colgados



Tengo unos versos colgados
en la barra de un poema
ordenados y dispuestos
como en perchas de madera
metidos en el armario
sin nadie que me los lea.
No reciben luz ni oxígeno
y se me mueren de pena,
se pasan días y meses
sin que nadie abra las puertas
y se pruebe los vestidos
que fue colgando el poeta
hechos con telas preciosas
de terciopelo y de seda.
Pondré bolas de alcanfor
para ver si se conservan…
Quizá algún día lejano
alguien se vista un poema
aunque sea de disfraz
para acudir a una fiesta.




Félix

dilluns, 26 de novembre de 2012

Dehesa






Amarillo de polen vuelvo a casa.
Todas las flores pugnan por salir
sin saber que no caben.
Entre los hierbazales hundo el pie
chapuzón de lujuria,
en esta primavera verde y fresca
antes que los caballos.

¡Cómo cansa de golpe
tanta naturaleza!

En el hoyuelo, el rústico milagro,
la fuente inverosímil:
viejo tronco de pino el gamellón,
cucharetas y musgo,
y el quejido del chorro
cantando soledades
y tatuando en la carne
el frío primigenio cual cuchillo.


Entre kyrieleysones

y el cemento cuarteado del remiendo
-consta el noventa y tantos-
cuyo artista no consta,
ha salido curioso el dinosaurio,
disfrazado de astuta lagartija,
buscando acaso el sol que más calienta,
pero quieta, rumiando evoluciones.


Félix
………

dimecres, 21 de novembre de 2012

NUBES



 
Las voy siguiendo
mirando el agua.
Plácidamente
las nubes pasan.

El puente pétreo,
la noche opaca.
Entre dos de ellas,
la de hojalata

riela su azufre, 

desesperada.

Y dos estrellas,
aprovechadas,
cabritillean
tan de pasada…

Abro los ojos.
“Caradeplata”
Ya se ha tapado.
Debussy calla.


Félix

dilluns, 19 de novembre de 2012

Armonía



Me saltan alegrías como corzos,
esta mañana hay sol.
Mis hijos me han llamado por teléfono,
te tengo aquí, mi amor.
Al fin se abrió la nueva dalia roja,
ya gira el girasol,
Las nubecillas negras se escondieron,
todo es luz y color.
Me siento inmerso en la armonía cósmica,
feliz integración.
La pájara en el pico trae la dieta,
ya el nido se calmó.
Una pareja camina de la mano,
el mundo es de ellos dos.
Cuerpo y alma en esta paz redonda,
en transfiguración,
Esta tarde comulgaré con versos.
¡Bendito sea Dios!

Félix

dimarts, 13 de novembre de 2012

Copos





Nieva,
ríen los ángeles desnudos,
hay fiesta allá en lo alto,
¿las plumas para qué?
Descienden una a una
como regalo manso.
Tras los cristales, paz,
y la esponja del alma va absorbiendo
cada caricia blanca.

Nieva,
las novias del poeta
en cándido estriptís, para su gozo,
dejan caer purísimos
sus vestidos nupciales.
Ya puedo hacer un ángel amoroso
sobre este manto virgen.


Nieva,
en la rama del pino un cuervo sabio
devana circunspecto la madeja
de un silogismo en “bárbara”:
-“Todos los cuervos…”- dice en la premisa.
Y se baja inspirado y muy resuelto
a imprimir con sus patas,
en el blanco impoluto
un poema de vida
con caracteres mágicos.
El poeta se asombra y toma nota.

Félix

dilluns, 24 de setembre de 2012

Natura






Las doce son. Sobre estos avenares
está lloviendo el sol.
Se me ha tostado el verde,
la sabanilla donde duerme el grano
se tiñe de oro paja.

Al cruzar el rastrojo que está al lado
me salta a la nariz un saltamontes.
Catorce perdigones de perdiz
y la perdiz también
se me multidisparan
cruzándose las ráfagas

por donde va el sendero hacia la charca
de las ranas felices.

Un cuervo adulto en la rama del chopo
me mira circunspecto,
mientras dos “vinagreras” sin pudicia
ventrean por la tierra del camino
en coyunda arrastrada.

Ha mandado el pastor
al perrillo que sólo ladrar sabe
morder el corvejón
de la oveja que va a lo prohibido.
-“¿Qué hace la mancha negra
la loca de la cabra
subida a aquella risca?
¡Vamos, que va a llover!”

Me apresuro a volver
orientado en la cruz
y en la una cantada
del reloj de la torre.

A mis espaldas dejo
morirse las esquilas.
Dibuja geometrías imposibles
al lado de una acequia
un impermeable gris
buscando caracoles,
mientras sorteo a saltos
los rosales silvestres
y un primer goterón,
como moneda líquida,
se estrella en la cabeza
en bautizo de lluvia. 


Félix




dissabte, 28 d’abril de 2012

Morir (Adagio)



Un cuchillo tiene filo de eternidad.
Un proyectil, aristas de esfinge.
Un veneno, píldoras de ciprés.
Un cáncer tiene arterias de infinito.
Un asco, vómitos de mármol.
La vejez, birrete de crespón.

La muerte está dormida en el ombligo,
desde la nana primera de mi cuna.
Se quedó al calor de mi sangre hecha gotillas,
al olorcillo del talco y la colonia.

Pero todos o cualquiera son cordón umbilical
que no se perdió, que no se pudrió.
¡Infelices!, nadie supo dónde fue a parar.
Y viene. El Dedo dispuso que venga de nuevo.
Llamémosle cuchillo, proyectil, veneno,
llamémosle cáncer o asco o vejez.

Conexión perfecta: lo eterno, la esfinge, el ciprés,
el mármol, crespón, lo infinito…
Y la muerte despierta y te enclaustra otra vez
en la tierra que es vientre de madre.
La cuna no es cuna que es foso.
Y la nana…no es nana.


Félix