dijous, 30 de març de 2017

Canción al proceso evolutivo

Pasaron siglos y yo
puedo ir a Nueva York;
que ya el mono de mi abuelo
frotando descubrió el fuego
y predijo que ahora yo
puedo ir a Nueva York.
Ya anglosajón o latino
que bien derecho camino,
sé que el mono de mi abuelo
ya cocina con el fuego.
Pasaron siglos y yo
puedo ir a Nueva york.
Por aire, por mar, por tierra
puedo llegar cundo quiera:
ahora yo
puedo ir a Nueva york

 Resultado de imagen de que ver en nueva york

Pasaron lunas y tú
puedes ir a Tombuctú;
que la mona de tu abuela
cuando subió a la palmera
ya te dijo: “después tú
podrás ir a Tombuctú.”
Tú, berebere o tuareg
que te pusiste a dos pies,
ya la mona de tu abuela
se bajó de la palmera;
pasaron lunas, y tú
puedes ir a Tombuctú.
Por el agua, por la arena,
mi bella niña morena,
ahora tú
puedes ir a Tombuctú.


 Resultado de imagen de Tombuctú

Y das gracias a tu abuela
que bajó de la palmera,
y doy gracias a mi abuelo
que cocinaba con fuego;
mi niña morena, yo,
de turista en Nueva York,
mi niña morena, tú

espérame en Tombuctú.

Félix

Resultado de imagen de mono y monaResultado de imagen de mono y mona
Imágenes: https://www.google.es/

dijous, 23 de març de 2017

Las voy siguiendo

 
Las voy siguiendo
mirando el agua:
¡Qué mansamente
las nubes pasan!
El puente pétreo,
la noche opaca.
En lo más alto,
la de hojalata
riela su azufre,
desesperada.
Dos estrellitas,
aprovechadas,
cabritillean
tan de pasada…
Abro los ojos:
“Caradeplata”
ya se ha tapado;
Debussy calla.

Félix

Resultado de imagen de luna sobre el puente
Imagen: https://www.google.es

dimecres, 15 de març de 2017


El club de los 10 poetas

Publicaban 10 poetas,
uno se murió rimando,
nueve quedan, ve restando.

De los nueve que quedaban,
un serventesio achacoso
mató a uno y quedan ocho.

De los ocho que quedaban,
de un solo verso decente
murió uno, y quedan siete.

De estos siete que quedaban,
a uno lo mató un romance:
ya quedan seis al instante.

De los seis que nos quedaban,
uno se tragó tres ripios,
se murió y nos quedan cinco.

De los cinco que quedaban,
por haber asonantado,
uno murió, quedan cuatro.

De los cuatro que quedaban,
uno se comió un terceto,
tres nos quedan, en efecto.

De los tres que nos quedaban,
de parto de redondillas,
uno a su vez sucumbía.

Sólo dos sobrevivimos,
mas choqué con un cuarteto
y aquí me tienes bien muerto.

¿Oye, uno, ten cuidado,

no te pille un pareado!

Félix

Resultado de imagen de el club de los diez poetas
Imagen: https://www.google.es

dimecres, 8 de març de 2017

Me prenden tus caricias

Me prenden tus caricias y, mujer,
el cuenco de mis manos
busca el duce acomodo de tus senos;
pero cuando explosiona
el trueno del placer en que morimos,
un relámpago previo de ternura

se me asoma a los ojos.

Félix


Resultado de imagen de Me prenden tus caricias

Imagen: https://www.google.es/