divendres, 20 de gener de 2012

Espiritual lujuria



En el momento exacto,
no es tu desnudez, ni siquiera tu aroma
lo que más me enloquece.

Tu suave y tersa piel, templada para el tacto,
no es lo que me turba
ni lo que más me enerva.
Las curvas de tu cuerpo con peralte anatómico,
tan tibias y ajustadas al cuenco de mis manos
no son ellas tampoco las que me desposeen.

No es la orquídea salvaje de tu sexo
ni tu pelo azabache y encendido,
ni los pocitos claros de tus ojos,
dos misterios por donde brota el alma…

Todo es añadidura
en el momento exacto.

Lo que me deshabita,
el meollo y la almendra del amor inefable
es el encuentro místico de espiritual lujuria
de tu alma y mi alma
que de lo oculto vienen
vestiditas de novia
para perderse eternas por caminos no hollados.

Félix

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada