divendres, 13 de gener de 2012

Ver, oír y callar



Dormid los que estáis servidos
seguid durmiendo,
mas no contéis ya conmigo
mientras aúllan los muertos,
que yo me quiero volver
de este camino irredento,
porque aúllan como lobos
los muertos.

Seguid con ojos cerrados
o mirad hacia otra parte.
Clavados los tendré yo
en los vientres llenos de aire.
Seguid los que estáis servidos,
sin hambre,
con los ojos bien cerrados
que la culpa no es de nadie.
Seguid ciegos,
es del aire.

Haced los oídos sordos
y no escuchéis más los ayes.
Pero que rompan mis tímpanos
los desgarros de las madres
cuando ven partir los hijos
buscando mejores aires.
No oigáis los que estáis servidos
pues gritan como las aves
si les quitan los polluelos.
Como las aves,
las madres.

Callad los que estáis servidos,
no digáis ni una palabra,
que no se acabe el festín.
chiiisss, por favor, come y calla.
Mas pretendo que mis versos
me quemen como las brasas.
Ya no quiero seguir mudo,
volvedme el habla,
pues necesito que un verso
me deje en ascuas.


Félix

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada