dimecres, 21 de febrer del 2024

Bandada de gorriones, mis recuerdos

Bandadas de gorriones, mis recuerdos

que llegan y se posan en el alma,

picotean y anidan.

 

Tristezas y alegrías son polluelos

emplumados, que van a sus silencios,

para volver de muevo.

Félix

Imagen:https://www.blogger.com/blog/

Estoy mudo

En el endrino y en la rama del sauce cantaba. Ayer mismo cantaba en al arroyo y ahuecaba las plumas para el cortejo nupcial.

Hoy, la canción se me ahoga en el pecho y tengo mucho miedo de esos dedazos que me traen el alpiste.

Félixç

Imagen:https://www.blogger.com/

divendres, 16 de febrer del 2024

Burbujas

Yo te quiero

por debajo del sombrero;

por encima del sombrero

yo te quiero

y prefiero

por debajo del sombrero.

Mas, te quiero

por debajo y por encima

del sombrero,

 

Amor mío

bajo y cierro la ventana

que hace frío.

Y en la cama

un arpegio de alondras

nos reclama.

Hace frío,

bajo y cierro, amor mío,

la ventana.

 

Vida mía,

siempre juntos de noche,

juntos siempre de día.

Yo diría

que a tu lado siempre

yo estaría,

siempre junto a tu lado,

vida mía.

 

Nos amamos,

en el valle y el llano,

en el cielo del mirlo

y del milano.

Y en  el mar de los peces,

que no en vano

con el agua del río

tu y yo nos bautizamos,

y en la isleta del río,

nos amamos,

 

Nevó toda la noche

y un derroche

de amor se me ha cuajado.

La nieve en el tejado

y sin reproche

quedó bailando Amor

toda la noche.

Félix

Imagen:https://www.blogger.com/

Apremio inaplazable

Allá, en la rama más alta de la copa del pino, crascita el cuervo, en equilibrio inverosímil.

Vozna y se escucha, retador, marcando el territorio.

-Todas las hembras que habiten dentro de mi campo visual me pertenecen, absteneos rivales –avisa bizarro y peleón.

Se ha adelantado la primavera, disparando el cohete de salida al juego de la especie propagada, que viene en el venero de la sangre.

Este pájaro astuto tomó la “pole position.”

Félix

Imagen:https://www.blogger.com

dissabte, 10 de febrer del 2024

En la raya difusa de la noche

En la raya difusa de la noche,

por salir de la niebla, me lancé

por sobre el tobogán del arcoíris,

que apareció brillante y tentador,

tras una lluvia negra de once sueños.

 

En la alberca del cielo, en salto limpio

me zambullí gozoso.

 

Los parientes que habían traspasado

la frontera invisible de la vida,

me aplaudieron al verme. Yo les dije:

‘Me quedo con vosotros’.

Mas, ellos me mandaron que esperara

y volviera a lanzarme

tras la próxima lluvia.

Félix

Imagen:https://www.blogger.com/

Restos de hidalguía

-Muchachos, paremos de jugar al “pique pala”, que pasa el tío Bosques.

Interrumpíamos el juego y quedábamos parados, respetuosos y serios como si se tratara del paso del Viático.

Con una pluma en la cinta de su sombrero y con su bastón de empuñadura de marfil, pasaba el tío Bosques, despacito, sin mirarnos, como quijote enajenado. Llevaba un dije de oro en el bolsillo del chaleco y acaso una nostalgia de nobleza antigua en el bolsillo del espíritu.

Yo miraba con incredulidad al hombrecillo misterioso, con su traje negro y sus zapatos negros. Pequeño, flaco y fuera del tiempo porque nadie sabía calcularle la edad; a pasitos pasaba, recto como una vara.

-Sigamos, ya pasó –decía el líder de la muchachada.

Y yo volvía al juego poco a poco, con el alma recogida, como si hubiera asistido a un acto religioso.

Félix

Imagen:https://www.blogger.com/

dissabte, 3 de febrer del 2024

A sorbos

La banda de esqueletos calcinados

inicia su nocturna serenata

tocando la guitarra.

 

Granizada de sílabas

rebota en el pandero de la lengua,

y apaga el fuego fatuo.

 

Me aturden los versículos

del grillo que se instala osadamente

en mi oreja derecha.

 

Rebuzno asnal resuena,

comiendo margaritas y amapolas

perdió la flauta el burro.

 

Desde su camerino,

calienta la cigarra su garganta

para el último réquiem.

 

Una hilera de hormigas

me arrastra el pantalón

dejándome azul la desnudez.

 

En la plaza del pueblo,

la muchacha silvestre

baila bajo la lluvia polkas tristes,

 

Con la mirada limpia y compasiva

de su ojo redondo

la contemplan los cíclopes piadosos.

 

Como gatos golosos,

un coro de arcángeles se esconde,

tras los verdes rosales.

 

Con sus cuernos de leche azucarada,

me empitona la luna

en sus cuarto menguante.

Félix

Imagen:https://www.blogger.com/