dissabte, 26 de novembre de 2022

Después de tantos años (Se encoge el corazón...)

Te veo vulnerable,

se encoge el corazón al verte herida

déjame que te hable

y te diga, mujer, que eres mi vida.

Como a recién nacida

pondré mis sentidos, mi cuidado

en no separarme de tu lado.

 

Te quiero compañera,

más que nunca te sigo viendo hermosa,

te amo y bien quisiera

cuidar de ti más que ninguna cosa.

Cual delicada rosa

de fresca y primorosa primavera

oleré tu perfume hasta que muera.

 

Después de tantos años

el amor que te tuve hoy se incrementa

sin trampas, sin engaños

te digo que mi amor hoy se alimenta

de verte a ti contenta.

Agarrados muy fuerte de las manos,

mis ojos en tus ojos, nos amamos.

Félix

Imagen:https://www.blogger.com

diumenge, 20 de novembre de 2022

 Se encoge el corazón al verte herida (Después de tantos años)

Se encoge el corazón al verte herida,

desvalida, indefensa, vulnerable

como recién nacida.

Se esponja el corazón al verte hermosa

y el amor se desborda por los ojos

en ternura de lágrimas.

Se alegra el corazón al verte alegre

con el alma serena y confiada

a pesar del zarpazo.

 

Después de tantos años,

hoy te amo más que nunca, compañera.

Voy a estar a tu lado

puestos en ti sólo todos mis sentidos.

Después de tantos años

el amor que te tuve hoy se incrementa.

Vamos a resistir

este embate que vino de improviso,

mis ojos en tus ojos

y agarrados muy fuerte de las manos.

Félix

Imagen:https://www.blogger.com/

dilluns, 14 de novembre de 2022

A mi gato, pidiéndole perdón

 

No conoce mi gato los tejados

ni los lamentos laaaaaargos de febrero

a dúo con las hembras en la noche,

dolientes la heridas de los sexos.

 

Sordomudo es mi gato,

mudo para el lamento.

No sabe interpretar ni reproduce

el ácido placer del sacramento

que se origina limpio por los dos genitales

paraísos silvestres de instintos y deseos.

 

No conoce mi gato los orgasmos

que vienen navegando en el venero

del flujo de la sangre cual atávicas

madreselvas que trepan por los tiempos.

 

No conoce mi gato los tejados

ni los lamentos laaaaaargos de febrero…

 

No sea que descubra en mi mirada

que fui cruel con él sin él saberlo

-ahora, lo prometo, no lo haría-

a mirarle a los ojos no me atrevo.

Félix

Imagen:https://www.blogger.com/

dissabte, 5 de novembre de 2022

Si tú me dejas

 

Noche de ronda,

de luna llena.

Bajo las luces

de las estrellas,

bajo la parra

y ante la reja,

te diré amores

junto a la oreja

muy despacito,

con voz discreta

por si tu madre

vigila inquieta.

 

Te diré amores,

canciones viejas,

versos amables,

dulces poemas,

romances bellos,

palabras tiernas.

Y al despedirme,

junto a la puerta,

te daré un beso,

si tú me dejas.

Félix

Imagen:https://www.blogger.com

dissabte, 29 d’octubre de 2022

El llanto del vivo

El vivo se quejaba ante la gente

del lúgubre deceso de su esposa:

–‘mi finada -decía- mi difunta’…

con voz bien lastimera y falso llanto.

 

Pero todos sabían, yo también,

que el vivo la mató con sus dos manos,

tras muchísimos años

de golpes, de maltratos, vejaciones,

“porque él era muy macho

y le pertenecía’”.

Félix

Imagen:https://www.blogger.com/

dilluns, 24 d’octubre de 2022

Noche de fuegos fatuos

 

En la lúgubre noche lloviznaba.

Un relámpago audaz

iluminó el florido y bien cuidado

panteón familiar.

Se despertó el difunto y pudo ver

que su esposa saltaba sigilosa

de su caja dorada y se perdía

en las oscuras sombras,

desnuda y sin paraguas.

 

Pensó el triste difunto que otra vez

le fue infiel su difunta

y que sería inútil perseguirla,

constatar la sospecha y comprobar

cómo iba al encuentro.

de aquel difunto flaco.

 

Así que resolvió

coger el cinturón de castidad

de una antepasada muerta virgen

y colgarse con él

de una rama accesible del ciprés.

 

Cuando salió gozosa la difunta

del encuentro carnal,

le llamó la atención el traqueteo

de una tibias movidas por el viento.

Asustada, corrió como alma en pana,

mientras bajo la lluvia se encendían

todos los fuegos fatuos.

Félix

Imagen:https://www.blogger.com/

dilluns, 17 d’octubre de 2022

 Soneto quevedesco

 

Érase un hombre triste y afligido,

un bípedo apocado y poca cosa,

érase una ilusión muy engañosa,

una mujer de aspecto muy fingido.

 

Érase un hombrecillo consentido

amante de los versos y la prosa,

erase una mujer guapa y vistosa

de las que al verla quitan el sentido.

 

Un ratoncillo sin su queso era,

un pobre pajarillo sin su alpiste,

una planta sin flor, seca y marchita.

 

Érase una mujer muy altanera:

la propuesta de amor pareció chiste

y al bípedo dejó sin una cita.


Félix

Imagen:https://www.blogger.com/